Henry dice . . .

Publicada en Publicada en Ilusión

Las técnicas desarrolladas por los magos durante siglos pueden ser utilizadas por los neurocientíficos tanto para obtener nuevos experimentos que nos indiquen cómo funciona el cerebro como para mejorar los experimentos actuales y su interpretación. Más aún, podrían ayudar al diagnóstico y tratamiento de enfermos que sufren ciertos déficits cognitivos como déficits de atención resultado de un trauma, el Alzheimer’s y muchas otras. Estos métodos podrán ser utilizados para lograr tratamientos psicológicos en los que los pacientes se concentren en las partes importantes de sus terapias, suprimiendo distracciones que pueden causarles confusión y desorientación.

Los magos utilizan el término “misdirección” para referirse a la práctica de desviar la atención del espectador alejándola del truco de magia utilizado. Los neurocientíficos cognitivos han catalogado varios tipos de “misdirección.” Destacan la ceguera a los cambios, cuando el espectador no nota un cambio en el escenario cuando solo compara el resultado del cambio con el estado previo al mismo, y la ceguera por falta de atención, cuando el espectador no percibe un objeto inesperado que es perfectamente visible a sus ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *